El oasis al final del desierto del dial...

Sábados de 12:30 a 14 horas, 107.5 f.m. (Madrid) o en: Radio Enlace

lunes, 7 de abril de 2008

Discos: "Wild mountain nation" BLITZEN TRAPPER (Lidkercow-2007)


Un nuevo virus está contaminando las saludables osamentas del rock independiente americano. Su nombre es "Wild Mountain Nation", viene desde Portland (Oregón) y es altamente pernicioso.
De momento no se ha encontrado vacuna para el mismo ya que esta cepa (variante letal del estreptococo Blitzen Trapper) muta constantemente. El paciente en un primer momento siente la sacudida de Badfinger y XTC y al instante es Grateful Dead y el country-rock clásico los que hacen empeorar su patología.
Cuando ya creemos que estamos más o menos recuperados aparecen unos sarpullidos freakrock a lo Soft Machine o Captain Beefheart, que pronto devienen en herpes del tipo glam. Otro de los síntomas son las fuertes cefaleas, éstas son producidas por los agentes indie-rock que posee el  germen y que tienen una estructura similar a los encontrados en Zumpano, The Sneakers o Pavement y en menor medida a los hallados en la psicodelia de Pink Floyd.
Las autoridades sanitarias -curiosamente- aconsejan exponerse directamente al foco de la infección. Eso sí, recomiendan medicarse previamente con antibióticos para combatir algunos de los anticuerpos que el cuerpo vaya generando y que atienden a los nombres de: “Furures & Folly”, “Sci-Fi Kid”, “The Green King Sings”, “Muder Babe”, “Badger’s Black Brigade”… y el más peligroso de todos: “Country Caravan”, que se ha encontrado también en pacientes que han sido infectados por toxinas provenientes de Canadá y llamadas The Band.


La enfermedad no es mortal, pero si genera adicción a los fármacos, similar a la de otros patógenos descubiertos recientemente como: Howlin’ Rain, Beck, Devendra Banhart, Megafaun, Woods o Port O’Brien. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada