El oasis al final del desierto del dial...

Sábados de 12:30 a 14 horas, 107.5 f.m. (Madrid) o en: Radio Enlace

lunes, 20 de febrero de 2012

Conciertos: C.W. STONEKING (Wurlitzer Ballroom, 19.02.2012)

Como sacado de una vieja instantánea sepia de los años 30 apareció el bueno de C.W. Stoneking en la diminuta tarima de la sala Wurlitzer Ballroom de Madrid anoche a eso de las 23:00. Con su corte de pelo “vintage”, pajarita anudada al cuello, y voz de locutor “ragtime” el de Katherine (Australia), blandiendo la acústica de Robert Johnson, el dobro o el banjo, nos hizo viajar ochenta años atrás haciendo gala de una nada impostada actitud retro que se reflejó en un repertorio centrado en lo que el australiano lleva haciendo más de 20 años y que se basa en la noble tarea de sacarle brillo al polvoriento sonido de los viejos discos de 78rpm, de la música de preguerra norteamericana, el tin pan alley, el blues, el sonido dixieland o el proto-country.

Como si de un club de Nueva Orleans circa 1930 se tratara (bueno no, el humo de los cigarrillos brillaba por su ausencia), todos los que agotamos el papel para ver a Stoneking quedamos hipnotizados por la maestría y el gran gusto que el australiano y la magnífica banda que le acompañó desplegaron en la hora y media que duró la actuación. El respeto reverencial que la platea le tributó a este “neocrooner” fue de todo punto sintomático, creando un vínculo mucho más que especial entre trovador y público que se vio recompensado por un generoso derroche de aptitud y sensibilidad.

Los que echen pestes del histrionismo y pose afectada de Tom Waits tienen en la figura de C.W. Stoneking el antídoto clásico, genuino y auténtico para inocular el virus de la mediocridad y la falta de talento.

Anoche, noventa minutos bastaron para que  las poco más de cien personas que nos citamos en una pequeña sala del centro de Madrid, pudiéramos paladear un plato cocinado con exquisito mimo, y degustáramos un manjar que pocas (muy pocas) veces se tiene la posibilidad de disfrutar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada