El oasis al final del desierto del dial...

Sábados de 12:30 a 14 horas, 107.5 F.M. (Madrid) o en: Radio Enlace

lunes, 28 de abril de 2008

Conciertos: TERCER ANIVERSARIO DE RADIO CITY DISCOS con Eilen Jewell. El Sol 24.04.2008

¡Me quiero quedar a vivir en Madrid! gritaba la menuda Eilen Jewell pocos minutos antes de abandonar la tarima de El Sol. Un servidor estaría encantado de que esa afirmación se hiciera realidad, más si cabe después de haber conocido personalmente a la de Idaho y compartir mesa y mantel con ella y su banda, una gente maravillosa.

Antes de mostrarnos su deseo de cambiar de residencia, EJ y su banda nos ofrecieron un concierto de esos que sabes que vas a recordar durante mucho tiempo (en sentido positivo se entiende). Con tan solo escuchar -durante los primeros compases- el crepitar de las escobillas, el rasgueo de las guitarras, los pellizcos al contrabajo y (sobre todo) el timbre de voz de la protagonista, te convences de que lo que vas a ver a continuación va a ser muy especial, casi único.
Como una máquina de precisión alimentada con alma el cuarteto fue desbrozando su repertorio con una delicadeza y un savoir fair digno de los grandes de géneros como el country, el rockabilly, el swing o incluso el jazz vocal .....

Se centró sobre todo en las canciones que conforman su extraordinario segundo disco “Letters From Sinners and Strangers” de 2007 con puntuales aproximaciones al no menos adictivo “Boundary County” (2005) (sobre todo “Back to Dallas” sublime) y algunas versiones, Loretta Lynn y Bob Dylan son las primaras que me vienen a la mente mas un clásico de Gospel. Entretanto la notable entrada que presentaba la sala iba sucumbiendo a los encantos de una magnética Jewell y al pulso de una banda que sabe que a este invento se le ha de poner pasión y verdad para que el resultado produzca emoción ¡Y vaya si lo consiguieron!
El sonido prístino, la actitud cercana, amable y súmamante profesional, y de la aptitud solo decir que estuvieron a media décima del Cum Laude. Todo esto y por supuesto las formidables canciones de Eilen, fueron lo que hicieron que la noche del 24 de Abril en El Sol sea recordada como una de las más especiales que uno a tenido la suerte de disfrutar frente a un puñado de músicos.

Y todo ello fue posible gracias al buen hacer, al gusto y a la gentileza de los propietarios de Radio City Discos, que a este paso nos van obligar a ir tachando con desesperación los días del calendario hasta llegar al de su próximo cumpleaños.

Más y mejor se me antoja imposible, aunque tratándose de Eilen Jewell y Radio City Discos quizá no tanto.

sábado, 26 de abril de 2008

PROGRAMA # 1 (26.04.2008)

Plástico de la semana "Crossing Dragon Bridge" STEVE WYNN (Blue Rose-2008)

"Annie & Me" STEVE WYNN
extraída de "Crossing Dragon Bridge" (2008)
"God doesn't like it" STEVE WYNN
extraída de "Crossing Dragon Bridge" (2008)
"Run Primo Run" CHUCK PROPHET
extraída de "No Other Love" (2002)
"Your Reverie" KELLEY STOLTZ
extraída de "Circular Souns" (2008)
"What a Wonderful World" THE STEVENSON RANCH DAVIDIANS
extraída de "Psalms, Hymns & Spiritual Songs" (2007)
"She's a Diamond" OPAL
extraída de "Happy Nightmare Baby" (1987)
"Don't Be a Magistrate" THE FRENCH SEMESTER
extraída de "Open Letter To The Dissapear" (2008)
"You Baby" THE MAMA'S AND THE PAPA'S
extraída de "If You Believe Your Eyes And Ears" (1966)
"Some kinda an Angel" MOJAVE 3
extraída de "Out Of Tune" (1998)
"Across the carpet stars" COLEY PARK
extraída de "Down At The Devilin Tree" (2005)
"Won't be me" VETIVER
extraída de "To find me gone" (2006)

Discoteca esencial del Hotel Arizona: "Our Endless Numbered Days" IRON AND WINE (Sub Pop-2004)

 "Naked As We Came" IRON & WINE
"Love And Some Verses" IRON & WINE
"Free Until They cut Me Down" IRON & WINE
todas extraídas de "Our Endless Numbered Days" (2004)
"April come She Will" SIMON & GARFUNKEL
"We've a Groovey Thing Going" SIMON & GARFUNKEL
extraídas de "Sounds Of Silence" (1966)
"Shake That Medication" THE MUMBLERS
extraída de "Thickets & Stitches" (2008)
"Over-Lovin' You" THE ELECTRIC FLAG
extraída de "A Long Time Coming" (1968)
"Love Attack" JAMES CARR
extraída de "You Got My Mind Messed Up" (1967)

Escucha y/o DESCARGATE EL PROGRAMA:

powered by ODEO

domingo, 20 de abril de 2008

Discos: "Cruising for paradise" KEVIN MEISEL & THE RAGGED GLORIES (Brambus Records-2007).

Por Daniel López Gálvez:

Es difícil separar el grano de la paja en la saturada y, en ocasiones, sobrevalorada escena de rock americano de raíces. Me niego a colocar la etiqueta americana aquí. Y el caso es que se podría, en el sentido más amplio del término. Antes de que todos nos pusiéramos tan roots, cuando escuchábamos o leíamos una crítica donde las palabras country-folk aparecían en la misma frase, torcíamos en morro. Con el tiempo nos sacudimos los prejuicios y valoramos en su justa medida música como la contenida en “Cruising For Paradise”.

Éste es el tercer disco de Kevin Meisel. No he podido tener acceso al primero, pero sí a los dos últimos y ambos demuestran que aquí hay alguien valioso. En la tradición de los contadores de historias norteamericanos pero con ese plus que evita los lugares comunes y deja de lado lo tópico en favor de lo cotidiano, cercano y real. Vamos, que para un mayor disfrute se recomienda tener las letras en la mano.

Parece ser que la idea de Meisel y Alex Anest (guitarrista y ex Delta 88 y líder junto a su mujer de Alex & Naomi Anest), animados por la escucha casi obsesiva de los Beatles durante la última gira, fue la de incorporar matices más pop y melodiosos algo alejados del folk-country que caracterizaba al disco anterior, más deudor de la alargada sombra de Dylan, John Prine, Springsteen o Neil Young. Y el resultado es una excelente colección de canciones que van de lo más brillante e inmediato “Jealous Kind” y “Last Goodbye”, a lo más introspectivo y narrativo “Rustbelt Girl” o “Cruising For Paradise”, pasando por aromas levemente psicodélicos “Lighter Shade of Gray”, o lo sencillamente emocionante “Misguided Love”. Con el respaldo de una banda siempre en su sitio, aportando adornos que unas veces embellecen a las canciones y otras las empujan con delicadeza.

Iniciad la búsqueda, merece la pena.

PD: ¿Qué hace un nativo de Michigan grabando en un sello suizo?

viernes, 18 de abril de 2008

PROGRAMA # 0 (19.04.2008)

Capítulo piloto de esta nueva singladura a través de las ondas, en este "programa 0" han sonado las siguientes perlas en forma de canción:

Plástico de la semana: "60 Watt Avenue" THE WHIPSAWS (Shut eye-2008)

"High tide" THE WHIPSAWS
extraída de "60 Watt Avenue" (2008)
"Coming home" THE WHIPSAWS
extraída de "60 Watt Avenue" (2008)
"Lost found" THE DEXATEENS
extraída de "Lost found" (2008)
"La Conchita" THE RUSTLANDERS
extraída de "The rustlanders" (2008)
"Marionette" AMERICAN MARS
extraída de "Western sides" (2008)
"You can't do it all anymore" JIM STANSON
extraída de "Heart full of fire" (2008)
"You're still everywhere" JOE FOURNIER
extraída de "Dirt road joyride" (2008)
"Where we still call home" BILLY BREMNER
extraída de "No ifs, buts, maybes" (2006)
"Anytown" TONY SCHERR
extraída de "Twist in the wind" (2007)
"Drive" ANNIE KEATING
extraída de "Belmont" (2008)
"Dusty boxcar wall" EILEN JEWELL
extraída de "Letters fron sinners and strangers" (2007)
"Beautiful thing" SON LOS GRILLOS
extraída de la maqueta omónima (2008)
"Come all ye" FAIRPORT CONVENTION
extraída de "Liege & Lief" (1969)

Discoteca esencial del Hotel Arizona "Sky and the Ocean" THE VOLEBEATS (Safe House-1997)

"It's alright" THE VOLEBEATS
"Two seconds" THE VOLEBEATS
"Everything" THE VOLEBETAS
todas extraídas de "Sky and the ocean" (1997)
"Til I am myself again" BLUE RODEO
extraída de "Casino" (1991)
"A bad movie" OUTRAGEOUS CHERRY
extraída de "Out there in the dark" (1999)
"In the past" THE CHOCOLATE WATCH BAND
extraída de "The inner mistique" (1968)

martes, 8 de abril de 2008

BIENVENIDOS AL HOTEL ARIZONA/ WELCOME TO HOTEL ARIZONA

De las cenizas del desaparecido programa de radio Grand Prix nació, en la misma emisora madrileña (Radio Enlace) y con el mismo horario, el proyecto radiofónico Hotel Arizona.

La "puesta de largo" tivo lugar 19 de Abril de 2008.
Hotel Arizona será un espacio radiofónico semanal de noventa minutos de duración creado, dirigido y presentado por Jose Prieto (50% del extinto GP) que girará en torno a las canciones y a los discos que de una u otra manera han sido y son fundamentales en el devenir de este invento formado por notas y pentagramas.
Un intenso viaje que recorrerá los últimos sesenta-setenta años de producción discográfica a nivel mundial y que intentará hacer de filtro ante el marasmo de información al que se ha visto avocado el melómano del siglo XXI.

Discos de ayer y de hoy, canciones atemporales que han sido paridas en estilos tan dispares (y a la vez tan cercanos) como el pop, el soul, el folk, el contry-rock, el rhythm & blues, el sonido americana, el powerpop, el indie, el funk, la new wave, el garage, el pub-rock, el punk...... durante las últimas seis décadas, que nos han emocionado y nos emocionarán seguro en los próximos años.

Esto y mucho más es lo que podréis encontrar todos los sábados en directo de 12:30 a 14:00 horas en el 107.5 F.M. (Madrid noreste) y desde cualquier lugar del globo a través de internet en: http://re.urcm.net/ .
Subiremos al blog todos los programas para facilitaros la escucha de los mismos y también los podréis encontrar en nuestro Podomatic: http://hotelarizona.podomatic.com/

Espero que disfutéis de esta nueva propuesta.

Un abrazo para todas/os y como siempre........GRACIAS!

----------------------------------------------------------------------------------

From the ashes of our recently disappeared radio program known as Grand Prix, a new project arises under the name of Hotel Arizona. It will be based in the very same radio station (Radio Enlace), and it can be reached in direct broadcast at the same time schedule.

Coming-out will take place next Saturday 19th of April. Hotel Arizona shall have a frequency of once a week and it will last for 90 minutes, all the while under the leadership and management of Jose Prieto (one of the two halves of the former Grand Prix). Hotel Arizona will move around the songs and LPs that have been fundamental in any way to this invention called music and made up of notes and pentagrams.
It shall be an intense journey that will travel through the last fifty to sixty years of worldwide music production, trying to do some screening to the overwhelming amount of information that buries all the ones who love music.

Melodies from yesterday and today, timeless songs that have been part of so many different stiles such as pop, soul, folk, country-rock, rhythm & blues, American sounds, powerpop, indie, funk, new wave, garage, pub-rock or punk, and that have thrilled us and will surely continue to do so in the next years. This and many more will be made available to you every Saturday from 12.30 to 2:00 p.m. in direct broadcast at the 107.5 F.M. Madrid dial, or anywhere in the globe through the internet at :
http://re.urcm.net/.
All programs will be put up at myspace for you to listen to them anytime you wish. They will also be available at our blog
http://hotelarizonaradioenlace.blogspot.com/.

THANK YOU!

Discos: TOM PETTY "Highway Companion" (American Recordings 2006)

Cuatro años han pasado desde que Warner Bros publicara el irregular "The last DJ" (Warner Bros 2002) que supuso el último con esta multinacional después de una relación de 8 años y cuatro discos. Y parece que este tiempo en barbecho le ha sentado fenomenal al veterano músico de Gainesville (Florida).

Un disco que no se sale en exceso de los cánones estilísticos que pueblan el universo musical de Tom Petty. La principal diferencia estriba en las canciones (las buenas canciones diría yo) y es que este "Highway Companion" (American Recordings 2006), el primero para el sello que cobija a Artistas y bandas de la talla de The Jayhawks, The Black Crows o Johnny Cash, las tiene y muy buenas. Desde las de corte más pausado y contemplativo como "Square one", "Night Driver" o "Damaged by love" a las más poderosas y contundentes como la que abre el albúm "Savon Grace" -con ese riff deudor de "La Grange" de ZZ Top-, pasando por esas melodías perfectas a medio tiempo "Flirting with me", (candidata desde ya a canción del 2006) o "Down south" que hacen que volvamos a reivindicar (y van.....) a los maravillosos Roger McGuinn, Gene Clark, David Crosby y Chris Hillman.
Resuenan también en el disco las harmonías de Dylan "Big weekend" e incluso las de Bruce Springsteen "Ankle deep", pero es que el sonido de Tom Petty es tan personal que sabe sacudirse esas referencias haciendo del disco una obra con sabor añejo y reconocible dentro de su extensa discografía.
De la producción se ha vuelto a encargar el ex lider de la E.L.O. y ex compañero de Petty en los Travelling Willburys Jeff Lynne, que ya trabajara con él en los correctos "Full Moon Fever" (MCA 1989) e "Into the great wide open" (MCA 1991).
Y lo cierto es que lo tenía dificil el bueno de Jeff, ya que (obviando el citado "The Last DJ") el trabajo que hizo Rick Rubin en los magníficos "WildFlowers" (Warner Bros 1994) y "Echo" (Warner Bros 1999) fue fantástico, dándole un empaque y una fuerza a las composiciones y al sonido del disco que se echaba en falta desde los tiempos de "Damn the Torpedoes" (MCA 1979).

Pero Lynne ha sabido darle "espacio" a las canciones y con una producción algo menos pomposa que en sus anteriores colaboraciones con Petty y otorgando prioridad a la parte acústica del repertorio, le ha sacado un brillo al disco que hace olvidar (al menos en parte) el trabajo del barbudo productor que le dió un nuevo rumbo artístico al mítico y tristemente fallecido Johnny Cash.

Para este disco vuelve a contar con la presencia a la guitarra y al vibrafono del genial Mike Campbell que también realiza tareas de co-producción junto al propio Petty.

En definitiva, es la vuelta a la escena musical de uno de los grandes compositores norteamericanos de los últimos 30 años, que es la efeméride (comenzó en esto de la música en el 76) que está celebrando con una generosa gira por EE.UU. en este 2006.
¿Por cierto para cuando una visita a España Tom?
Esperemos que tenga cuerda para rato, ya que incluso el peor Tom Petty es capaz de hacernos sentir la magia del rock americano mejor que otros en la cumbre de su carrera.

Lo dicho, bienvenido de nuevo Mr Petty.

AQUEL MARAVILLOSO AÑO.

Probablemente "el año" por antonomasia dentro de la música popular, le rendimos tributo con la lista que la revista británica Uncut publicó hace unos años con los principales para ellos de ese monumental año, en Hotel Arizona coincidimos casi al 100% con los nombres incluidos en la misma.

1. BOB DYLAN “Blonde on blonde”
2. BEACH BOYS “Petsounds”
3. BEATLES “Revolver”
4. ROLLING STONEs “Aftermath”
5. BYRDS “Fifth dimension”
6. MOTHERS OF INVENTION “Freak out”
7. OTIS REDDING “Otis blue”
8. WHO “A quick one”
9. JOHN MAYALL´S BLUES BREAKERS “With Eric Clapton”
10.SIMON AND GARFUNKEL “Sound of silence”
11.CREAM “Fresh Cream”
12.LOVE “Love”
13.YARDBIRDS “Roger the Engineer”
14.SMALL FACES “Small Faces”
15.KINKS “Face to face”
16.MONKEES “Monkees”
17.MAMAS AND THE PAPAS “If you…”
18.LOVIN SPOONFUL “Daydream”
19.ANIMALS “Animalism”
20.DONOVAN “Sunshine superman”

Discos: BOB EVANS "Suburban songbook" (Capitol/EMI-2006)

Domingo 27 de Agosto de 2006, son las ocho y cuarto de la tarde y en mi reproductor suena por tercera vez consecutiva "Suburban Songbook" (Capitol/EMI-2006), el segundo album del australiano Kevin Mitchell aka Bob Evans, y me tiene sencillamente subyugado.
Bob (o Kevin) se ha desmarcado en este disco de sus incios indiepoperos al frente de la banda que lideraba en sus años mozos (Jebediah) y entrega una colección de canciones que hacen que los melómanos de pro estemos de enhorabuena por haber descubierto a este talento emergene dentro de la escena australiana que, junto a Sleepy Jackson y Ben Lee, ha sabido darle una vuelta de tuerca al pop (clásico) aussie.

En la primera escucha te vienen a la mente una serie de bandas con las que comparar el sonido de este orfebre de la canción: The Jayhawks, Josh Rouse, Simon & Garfunkel, Ryan Adams, Velvet Crush, Matthew Sweet, The Byrds, John P. Strohm, Paul McCartney...... Leyendo estos nombres os podeis hacer una idea del glosario musical que maneja el rubio guitarrista. Once canciones más una de regalo escondida en la pista 12 con aromas a country pop, rock apacible, folk, costa oeste y pop pluscuamperfecto con un gusto exquisito por la melodía y los arreglos.
Porque son eso, los arreglos, los que marcan la pauta en este magnífico album: de harmónica en "Don't you think it's time", de pedal steel en "Friends", "Sadness & Wiskey" y "Rocks in my head", de violín en "Nowhere without you", de piano en "Flame", de vientos en "Don't walk alone" y "Comin' around".
Todo suena perfecto y en su sitio: voces, palmas, harmónicas, chelos, moogs, saxos, panderetas, cuerdas, mandolinas.....más de 20 instrumentos utilizados en la fabricación de este artefacto que hará las delicias de los paladares pop más exquisitos.

El disco ha sido grabado en Nashville y de las tareas de producción se ha encargado el cada vez más atareado Brad Jones (Yo la tengo, Josh Rouse, The Shazam, The Hiders.....) que ha dotado al disco de un sonido limpísimo y que ha logrado que todos los instrumentos utilizados en el mismo suenen en tiempo y volumen a la perfección, tarea complicada dado que la cantidad de cacharrería utilizada en la grabación fue abundante.

Un disco de fácil digestión ideal para mañanas brumosas y atardeceres templados, que hará que tu melancolía se eleve sobre las demás sensaciones que pueblan tu cerebro.

Ya son las 21:00 y los altavoces de mi hi-fi siguen deleitándome con ambrosías en forma de canción, ahora de la mano de Mojave 3 y su "Out of tune" (4AD-1998), que consiguen que la resaca y el calor de un domingo de verano se vean mermadas considerablemente..... pero eso ya es otra historia.

Que razón tiene Andrés Montes cuando dice que la vida puede ser maravillosa, desde luego Bob Evans trabaja para que así sea.

Discos: ABSENTEE "Schmotime" (Memphis industries-2006)

Poco o nada queda de los días de esplendor de aquel movimiento genuinamente inglés llamada britpop en el que, en muchas ocasiones, todo valía. En los años de esplendor de la etiqueta (medidos noventa) a estos Absentee, es probable, que se les hubiera metido en ese cajón desastre. Craso error hubiera sido porque los londinenses son un grupo con una calidad que poco tiene que ver con la que tenían bandas como, por ejemplo;  Menswear, Echobelly, Nortehrn Uproar o Mansun.
Un disco que suena como si Darren Hayman se fuera de farra con David Gedge y a la mañana siguiente con la resaca y la garganta empapada en cazalla éste último le pusiera voz a las composiciones realizadas la noche anterior por ambos.
Aquí hay guiños a los citados The Wedding Present: "Getaway" y Hefner: "More Troubles" y "Hey Tramp"; pero también a los Pixies más amables: "We Should Never Have Children" y "Something To Bang", los Sugar menos acelerados "Wheasel";  a Belle And Sebastian: "You Try Sober" y "There's A Body In A Car Somewhere", Lou Reed "Treacle" e incluso (y he aquí el aporte quizá más exclusivo de la banda liderada por Dan Michaelson) a los primeros Lambchop :"Truth Is Stranger Than Fishin’" con esos aromas country que se enfurecen a medida que el minutaje avanza.

Mención aparte merecen las voces y los coros, la de su vocalista Dan Michaelson: cavernosa y con una personalidad arrolladora y la de Melinda Bronstein que aporta el contrapunto de dulzura y que, en cierto modo, recuerda al juego vocal que Paddy McCaloom y Wendy Smith (Prefab Sprout) elevaran en su día a la categoría de clásico.

Discos: RICHARD SWIFT "The Novelist" & "Walking without effortt" (Secretly Canadian-2005)

Que el sello Secretly Canadian (The Magnolia Electric Co., Swearing at Motorists, Early Day Miners, Windsor for the Derby, Damien Jurado....) sigue ostentando, a día de hoy, uno de los catálogos más interesantes del underground norteamericano de los últimos años, no debería pillar a nadie por sorpresa.
Uno de sus mayores exponentes es el disco (doble) de debút de este californiano llamado Richard Swift y publicado (que no grabado) en 2005.
Yo lo he adquirido hace pocos días en esa grandísima tienda que es Radio City y no puedo por más que rendirme a sus (múltiples) encantos. Un disco que si lo hubiera escuchado el pasado año hubiera entrado por méritos propios en el olimpo de los destacadados del 2005.

Un músico este "Ricardo" que mira desde abajo a los clásicos (Bacharach, Gershwin, Ray Davies, Cole Porter) pero desde arriba a los neoclásicos como: Ed Harcourt, Rufus Wainright o Antony (comparten sello) y le coloca a la diestra de ese conjunto de cantautores que le están dando un nuevo aire al pop de cámara: M Ward, Richard Davies, Ron Sexsmith o Andrew Bird .
La edición está dividida en dos discos cada uno con su título y su sonido diferenciado, aunque no en exceso: "The Novelist" es una oda al cabaretismo y a la melodia sedosa del Tin Pan Alley, el segundo cd "Walking Without Effortt", con un macado discurso pop, está más cerca de Badly Drawn Boy, Eric Matthews o Richard Davies que de los heroes de los standards populares de los primeros años del siglo XXI.

Perderse en la hermosísima filigrana pop que es "Looking back, I should have been home more" (por la que daría su brazo el hijo de Loudon Wainright III) o en las Raydavisianas "Lovely night" y "Sadsong Street" de "The Novelis", bien merece la adquición de este producto.
Pero al escuchar el segundo volumen: "Walking Without Effortt", uno se sumerge en otro universo (paralelo) que bebe de unas aguas más contemporáneas, las de ese manantial del que se saciaron Brian Wilson "As I go", Randy Newman "Not wasting time" o Paul McCartney "Beautiful heart" en décadas pasadas, y coetáneos suyos como: Ron Sexsmith "Half Lit", Richard Hawley ("In the Air" podría incluirse perfectamente en el "Cole's Corner" del inglés), el Josh Rouse de "1972" o el último Warren Zanes "Mexico 1977".

Yo no se con que disco de los dos quedarme, lo mejor es disfrutar de la melancolía bipolar que nos presenta Swift ahora que las nubes aparecen y las hojas van a comenzar a caer.

Un deleite en toda regla para el sentido del oido.

Discos: BIG SILVER "Afterlife" (Max Recordings-2006)

Si el año pasado los honores a mejor disco de country-pop-rock (osea americana) para Grand Prix, se los llevó el tercer albúm de Limbeck "Let me come home" (Doghouse-2005). Este año las fanfarrias y los redobles sonarán para el (también) tercer largo de este cuarteto de Arkansas. Un disco por el que corren libres las esencias pretéritas de The Everly Brothers, Roy Orbison (o Richard Hawley), The Band, The Byrds o George Harrison, y que podemos equiparar a luminarias del americanismo actual como The Volebeats, The Jayhawks o los Wilco pre "Yankee Hotel Foxtrot".

Porque con canciones como "Berryhill Park" (una de las del año sin duda), "The sail", la melancólica "Amazing Grace & I'll Fly Away" (puro Volebeats), "My love is in a Hurry", "Up full-bast" o "Afterlife" (esta parece un descarte de las sesiones del A.M. de Wilco) es casi imposible no piropear esta obra grande del rock americano actual.

Grande.

Discos: THE BROKEN FAMILY BAND "Cold water songs" (Snowstorm-2003)

A tres días de su primer concierto en la capital bueno es recordar las excelencias de esta banda mitad Londinense mitad de Liverpool liderada por Steven Adams.

Y centrándonos en este su disco de debut, ya podíamos hablar de una de las mejores bandas no americanas que facturan country, folk, indie o rock del genuino del pais de las barras y estrellas. Posteriormente lo han refrendado con dos magnificos trabajos: "Welcome home loser" (Track & Field-2005), (no, no es el himno que le deberíamos cantar a la selección española de fútbol a la vuelta de un mundial o eurocopa) que ya obtuvo la medalla de plata entre los mejores discos de esa añada para Grand Prix, y el segundo de ellos publicado este año "Balls" (Track & Field-2006) que significa un paso más en la evolución del grupo hacia ambientes más pop, pero no menos seductores que en sus obras anteriores. También tienen publicados 2 Ep's para el sello Snowstorm "The king will build a disco" (2003) y "Jesus songs" (2004).

En Cold Water songs ya encontramos piezas dignas herederas de los Flying Burrito Brothers "Song against robots", "Don't Leave That Woman Unattended" o en "Nights in the Tractorbeam" y ese duo con Piney Gir sencillamente mágico (les quedó tan bien que repiten en "Alone in the make-out room" de su última entrega discográfica), de los Violent Femmes más melódicos en "Twelve eyes of evil" o de los primeros R.E.M. en "At the Back of the Chapel". Pero ya en este primer album se les intuia un gusto por el pop con pespuntes psicodelicos en la instrumental "Knut", con esas trompetas dignas de Beulah o de los mismísimos Neutral Milk Hotel, el indie-country a la Clem Snide en "Mardi Gras Rescue Mission" o la intensidad íntima en la hermosísima "Hitting Woman" que cierra el album y que bien podría haber compuesto Will Johnson para su proyecto South San Gabriel.

Se trata del disco menos conocido de este prolífico cuarteto británico (que ya de por sí no es que suene en las radiofómulas de este país precisamente) pero ni por asomo significa que sea un disco menor, sino el primero de una saga que esperemos nos depare momentos tan gratificantes como los que encierra "Cold water songs" (Snowstorm-2006).

Como en directo nos muestren solo el 50% de la calidad que atesora este disco, creo que podemos estar hablando de uno de los conciertos de la temporada sin duda. Lo comprobaremos in-situ este jueves 28 en la marileña sala La Boite, los que residais en Barcelona el viernes 29 en Sidecar y en Valencia en la sala Loco Club el 30.

¿Bonito es! Que diría Miqui Puig.

Discos: MAGNOLIA ELECTRIC CO. "Fading trails" (Secretly Canadian-2006)

Pocas canciones (9 en este caso) pueden hacer grande un disco, pero en el caso de Jason Molina hacen mayúsculo el legado que nos dejan las dos formaciones que él lidera: Songs Ohia y la que nos ocupa. Porque cada disco del de Chicago es corto en número de exposiciones y largo, muy largo en intensidad emocional.
Muchos le tacharán de ser un creador de canciones a la imagen y semejanza del inabarcable Neil Young, pero. ¿Que hubiera ocurrido si hubiera nacido en 1945? A lo mejor era a la inversa…
Centrándonos en “Fading Trails” (Secretly Canadian-2006), co-producido por el pluriempleado Steve Albini y grabado, entre otros, en los míticos Sun Studios de Memphis (ciudad a la que dedica el corte 6 “Memphis moon”), hemos de hablar de una colección de pedazos del alma rota de un músico que ha tenido por bandera la capitulación y el fracaso, la tristeza y el horror.
Cuenta con colaboradores de lujo como su paisano Andrew Bird (que ya ha trabajado con bandas como Clem Snide) y David Lowery líder de Cracker y Camper Van Beethoveen.
Menos generoso en minutaje (solo una canción sobrepasa los cuatro minutos) que anteriores trabajos, Molina nos entrega un disco precioso e hiriente a la par, con la figura del piano que emerge con fuerza en algunas composiciones “Montgomory”, “The old horizon” o la citada “Memphis moon”, y quizás el más luminoso en años.
Nunca la desesperación, la melancolía y la belleza se fundieron de una manera tan harmoniosa.

Nota. Esta crítica ha sido escrita escuchando el disco en cuestión y con los ojos vidriosos.

Discos: "Post-war" M WARD (Merge-2006)

Lo ha vuelto a conseguir, si para el que esto escribe el disco anterior de M Ward "Transistor radio" (Matador-2005) fue de lo más granado del 2005 (solo superado por los Deadly Snakes y su "Porcella"), este su 4º trabajo le gana por la mano. Un disco más potente y rotundo que su entrega anterior (que ya es decir).

Fue Howe Gelb el que nos dio a conocer y apadrinó a este muchacho de Oregón que se inició en esto de la música tocando la guitarra en el trio californiano Rodriguez (ja), y posteriormente le ayudó en su carrera en solitario colaborando en sus primeros discos, sobre todo en "Duets for guitars #2" (Om Recordings-2000) publicado en el sello del líder de Giant Sand.

En "Post war" (Merge-2006), las canciones son unidades independientes que te van atrapando a cada nueva escucha, porque la belleza de las composiciones de Ward no tiene parangón en la popular actual.

Porque solo podemos contar con los apéndices de nuestro cuerpo los talentos que pueden facturar en la actualidad barbaridades sonoras como: “Poison Cup” una mezcla entre los Flaming Lips más concretos y los Wilco del nuevo milenio, “Right in the head” con esas guitarras blues distorsionadas, “Réquiem” con ese inicio pantanoso y ese folk metronómico que va cogiendo fuerza a cada nuevo compás formando una tormenta de hammonds, percusiones y fuzz, “Chinese translation” con la colaboración de Jim James (My Morning Jacket) que es puro Harry Nilsson, “Magic Trick” esta entra fácil en un disco de Calexico (otra vez colabora Jim James), “Rollercoaster” Tom waits de vacaciones en una isla paradisiaca (sin cocoteros) , la Bachariana “Today’s undertaking” y “Afterword/Rag” o como sublimar la belleza en una primera parte digna de Scott Walter.

Nos dejamos para el final la apoteosis pop que es “To go home”, con permiso de “Ever Thought of Coming back” de Kelley Stoltz, la canción del año.
El dato curioso lo aporta el hecho de que la trova en cuestión no es de M ward, sino que ha salido de la bendita locura de Daniel Johnston y publicada en su disco "Re-Animation festival" (Lookout-1997) , una auténtica burrada hecha cancion, con colaboración vocal de Neko Case (The New Pornographers). Y es que en este corte se encuentran las voces de 2 de los talentos más importantes del firmamento musical actual, porque quizá esa sea una de las principales peculiaridades de la música de Ward, su voz, ese enigmático vehículo que nos transpota al placer absoluto.

Mucho ojo con M Ward, porque se está convirtiendo en uno de los referentes al hablar de música de raíces norteamericanas, eso si no lo es ya.

Conciertos: BEN KWELLER (Webster Hall 20-10-2006) y MOJAVE 3 (Bowery Ballroom 21-10-2006) Nueva York

Mi primera visita a la "Capital del Mundo" y ya tengo entradas para dos conciertos de interprete y banda que son muy del agrado de los que hacemos Grand Prix y este blog (las cosas de tener amistades allende los mares). Pero antes de centrarnos en lo que fueron las actuaciones en sí, algunos detalles que me llamaron la atención.

1ª LAS SALAS, pues eso que eran salas para la realización de eventos en directo casi exclusivamente (el Webster Hall con capacidad para unas 700/750 personas y el Bowery Ballroom para unas 300/350), y eso se notó en el sonido y en la comodidad a la hora de poder ver los conciertos ya que no estaban a rebosar pero el espacio era el adecuado.

2º EL PUBLICO, en el conciero de Ben Kweller, mayoritariamente femenino y joven, muy joven, pude ver hasta un par de cavales de 12/13 años pululando por la platea, incluso a chicas acompañadas de sus padres. También pude observar que en EE.UU. mucha gente va a ver las actuaciones solos, sin amigo, pareja o acompañante alguno.

3ª TELONEROS, en los dos sets hubo teloneros de altura (por lo menos para el que esto escribe), en el de Ben kweller fue Sam Roberts, un músico canadiense que se defendía bastante bien en el rock de raices y de corte clásico, como un Ryan Adams sin tanto boato (y sin tanta calidad todo hay que decirlo), por momentos sonaba a los Faces o a los Stones de los setenta y por otro a bandas un poco más progresivas de esa década, buenas melodías, gran actitud y muy buen sonido. Me gusto y me compré uno de los tres discos que ha publicado en el stand de merchandising, sonará en Grand Prix.

El secundario del concierto de Mojave 3 es un viejo conocido de la afición española, se trata del baterista de los (de momento) disueltos The Jayhawks Tim O'Reagan, que presentó las canciones del album en solitario que acaba de publicar "Tim O'Reagan". Canciones con un regusto a la banda que le ha dado cierta popularidad y de la que interpretó un "Tampa to Tulsa" casi calcado al publicado en "Rainy day music" de los de Minneapolis. Con una banda solvente fue desgranando su cancionero en solitario blandiendo en casi toda la actuación la guitara acústica y haciendo alarde de una gran voz. Agradable preámbulo para lo que veríamos después.

Después de hechas estas consideraciones pasamos a detallar lo que dieron de sí las actuaciones de Ben Kweller y Mojave 3.

BEN KWELLER.
Ataviado con chaqueta de pana y vaqueros super estrechos y ajustados para solaz de las muchas jovencitas que asistieron al evento y con una melena mas larga de lo recomendable comenzó fuerte el set con “Run” de su reciente lanzamiento “Ben Kweller” que sonó a las mil maravillas y en el que centró la actuación junto con las canciones de “Sha Sha”. Hubo momentos de auténtica intensidad como las melancólicas “Thirteen”, “In other words” o “Falling” con Kweller al piano y con anécdota incluida, ya que un pelo de la greña se le metió en la boca a media canción y no pudo seguir con esta última hasta el final, con la consiguiente algarabía entre las fans. Aunque yo me quedo con los ramalazos guitarreros de “My apartment”, “Penny on the train back” o con el maravilloso y apoteósico cierre de concierto interpretando su mayor hit “Wasted and ready” con el público ya rendido a sus pies. Pero para mi el momento con M de la noche fue la interpretación con guitarra acústica y a solas en el escenario de “Commerce, TX”, secillamente brutal, vamos con los pelos como escarpias toda la copla que estuvo uno.
En definitiva un robusto concierto de pop americano.

MOJAVE 3.
Bonito detalle ver a Neil Halstead colocando las camisetas del puesto de venta nada más entrar al Bowery Ballroom. La hora de comienzo para Mojave 3 estaba prevista para las diez más o menos, pero no salieron a las tablas hasta casi las once, bueno no pasa nada unas cuantas Brooklyn Ale hacen más agrab¡dable la espera. Una vez en escena echo en falta la presencia femenina (Rachel Goswell) de la banda y me vengo un poquitín abajo ya que no podré escuchar esa delicia que es "Bringing me home” de “Excuses for travellers”. Fue sustituida por una amiga de la banda que hizo coros en algunos pasajes del directo y que tenía más pose que aptitud.
Comenzarón con “Kill the lights” de su maravilloso nuevo album “Puzzles like you” que no sonó del todo bien, faltaba algo de acoplamiento que se solventó poco después. Este fue el disco que mandó en el concierto intercalandose canciones de “Out of tune” y “Excuses for travellers” apenas un par de guiños a “Spoon and rafter” como “Starlite # 1” que fue de lo mejor que ha visto uno en directo este año. Los momentos más emotivos de la noche (que hubo un buen montón de ellos) fueron para “Give what you take” (tremenda) y “Trying to reach you” que incluso sin el banjo sonó celestial. Eché en falta “Return to sender” y “Everyday will be fine” pero sin embargo pude escuchar gemas como “Some kinda angel”, “In love with a view” o “Big star baby”. Anécdotas también hubo, ya que en mitad de “Ghostship waiting” Neil Halstead rompió una cuerda de su Gibson y entre risas no pudo terminar de interpretarla. Fue otro momento entrañable dentro de una velada que ya de por sí lo era.
Por cierto a la salida volví a ver al bueno de Neil en el puesto de camisetas. ¿Será que quiere controlar todos los aspectos del negocio? Se lo preguntaré cuando nos hagan una visita a Madrid.

Discos: ROBYN HITCHCOCK AND THE VENUS 3 "Olé! tarantula" (Yep Rock-2006)

Que Robyn Hitchcock no ha sido lo suficientemente ponderado en el mundo de la música popular es algo que, por lo menos para el que esto escribe, es más o menos evidente.
Desde luego méritos ha realizado para que no sea así. Ya sea desde su travesía con The Soft Boys (banda sobresaliente que tampoco ha sido vindicada en exceso), a la vera de The Egyptians, en solitario o como en este disco junto con The Venus 3, que no son otros que el núcleo duro de The Minus 5: Scott McCaughey, Peter Buck y Bill Rieflin.
Defensores los tiene a porrillo: Billy Bragg, Frank Black, R.E.M., David Lowery (Cracker, Camper Van Beethoven), Julian Cope, Bob Mould....y la lista sigue.

"Olé! Tarántula" es el segundo disco que publica el de Londres para Yep Rock, sello que también cobija a The Minus five (¿Coincidencia, colaboración forzada o deseo expreso de las dos partes?) teniendo en cuenta como se las gasta el cincuentón y la reputación de sus nuevos compinches suena a trabajo meditado y consensuado. Esta claro que esta nueva banda de apoyo le ha dado un sonido al albúm extraordinario, muy cercano al que tuvieron los citados The Soft Boys a finales de los 70 y su disco más difrutable en (muchos) años.

Para dotarle de mayor empaque y sinceridad al album, Hitchcock se ha rodeado de colaboradores de auténtico relumbrón, atención a la nómina de participantes: sus ex compañeros en los “chicos blandos” Kimberley Rew y Morris Windsor, el ex teclista de los míticos Faces Ian McLagan, el ex líder de los Presidents of the U.S.A. Chris Ballew y co-escribe un corte con Andy Partridge (XTC) “'Cause It's Love (Saint Parallelogram)”, que empasta a éstos con la primera etapa de Robyn.
Todos aportan su granito (más bien su pala) de arena para que el talento superlativo de este músico (esencial dentro del panorama de la música actual y pretérita) no se vea mermado en ningún momento, es más, se vea enriquecido.

¿Y las canciones? Muy bien gracias. Las hay muy buenas: “Adventure rocketship” (puro Soft Boys) , “Underground sun” que haría palidecer a los últimos R.E.M. o “N.Y. Doll” una balada que corta el aire, la melodía de juguete (de los caros) de " Belltown Ramble"; a excelentes: “Olé! Tarántula” cruce imposible (y divertido) entre Jonathan Richman y Bob Dylan o “(A man´s gotta knows his limitations) Briggs” sin duda una de las tonadas del último tramo de este año, extraordinaria.

En general se trata de un trabajo regresivo que nos hace recordar su etapa al frente de los Soft Boys de “Underwater moonlight” (1980), y que esperemos con impaciencia las posibles nuevas canciones del binomio Hitchcock-Venus 3.

El proyecto es ilusionante que diría Valdano.

Discos: KELLEY STOLTZ "Bellow the Branches" (Sub Pop-2006)

Si hace apenas un año, en cualquier bar (musical y de calidad) hubieramos preguntado a la concurrencia si conocían a un tal Kelley Stoltz, no sé si se alzarían tres o cuatro extremidades.
Ahora, 365 días después, no creo que sean muchos más los que sepan de las hazañas del bueno de Kelley, pero lo que está claro es que los que le conozcan y (sobre todo) tengan en su estantería el último trabajo del de Detroit, seguro que son mucho más felices.
Y eso que no se trata de un novato en esto de los pentagramas, ya que tiene en la calle un total de cuatro discos y un E.P. Pero su última obra es la más ambiciosa y la más trabajada de su carrera discográfica.

Un camino iniciado en 1999 y en el que han tenido cabida (entre otros proyectos) una relectura del “Crocodiles” de Echo & The Bunnymen titulada “Crock O Dials” (2005) y una primera tirada únicamente en vinilo de 200 ejemplares de su 2º disco, “Antique Glow” (2003).
Pero en esas primeras composiciones las melodías estaban arropadas con vestimentas que no hacían brillar el talento de Stoltz como debía (no se sentían guapas), hasta la publicación de éste “Below de Branches” (2006). Primer largo que graba para el reputadísimo sello Sub Pop, con el que ha conseguido que (seamos y) nos sintamos dichosos y reconfortados con la grandeza de la música popular y su poder de evocación y síntesis.

Un álbum hermosísimo (incluida la lujosa y preciosa edición en digipack para la publicación en cd) básicamente plagado de referencias pretéritas sí, pero plasmadas con una personalidad y un “savoir affair” que, en manos de este multiinstrumentista afincado en San Francisco, hace que recordemos a sus referentes, pero no les echemos (en absoluto) de menos, debido a la gran habilidad de su creador para hacerlas suyas.

Esos vínculos pasados son: Los Beach Boys más soleados en “Ever thought of coming back” (esta sí, juraíto por el niño Jesús, la canción del año sin duda), Ray Davies en “Memory Collector” , “The rabbit hugged the hound” y sobre todo en “Drank calls”, y el Glam Rock de los setena beta David Bowie/ T Rex en “The sun comes through” y “No world like the world”. Aparte de los citados, hay que añadir que también pululan los (benditos) fantasmas de Nick Drake, Bob Dylan o Randy Newman.......vamos, una minucia.

Pero no solo de clásicos vive Kelley Stoltz, en el disco también hay canciones que no desentonarían en el repertorio de contemporáneos suyos como: M Ward “Mystery”, Richard Davies “Wave Goodbye”, Chuck Prophet (que está en la nómina de agradecimientos) “Birdies singing” o The Flaming Lips.
Pero no nos llevemos a engaño, lo que hace Kelley Stoltz no es copiar a los clásicos ni solaparse con sus coetáneos, sino que asimila todas esas enseñanzas para realizar un discurso único y perfectamente creíble más allá del espejo en el que se pueda mirar.

Más mérito tiene (si cabe) comprobar que la práctica totalidad de los instrumentos ensamblados en la mezcla los ha blandido el propio Stoltz, excepto algunas guitarras eléctricas, clarinete y tambura, lo dicho un talentazo, del que a partir de ahora podemos esperar lo mejor.

Puede que no aparezca en las listas que confeccione a final de año la prensa especializada con los nombres propios de 2006……¡Que sabrán ellos!

Conciertos: TWO GALLANTS Sala Moby Dick (Madrid) 25-11-2006

La austeridad es una característica esencial en el universo de Two Gallants, tanto en su música como en los medios que utilizan para desarrollarla. Y en su debut en la capital lo pusieron de manifiesto. Guitarra (una sola y Gretsch para más señas) y batería con detalles puntuales de harmónica son los instrumentos que pudimos escuchar (y ver) en su directo del pasado sábado en la abarrotada sala Moby Dick.
Comenzaron con una intro instrumental que se fundió gloriosamente con una de sus canciones emblema: "Steady rollin' " incluida en su segundo disco "What the toll tells" que fue el que en mayor medida sonó al revisar el tracklist a posteriori.
Momentos de intensidad hubo solo uno y duró 80 minutos, y es que este duo de San Francisco se las ingenia para que el frenesí , la emotividad, la rabia y el sudor sean todo uno y se retroalimenten durante el tiempo que están en las tablas.
Las canciones de Adam Stephens son incómodas, largas, necesitan de una preparación y un bagaje previo y no narran historias muy agradables, pero una vez que te haces a su "modus operandi" el difrute es total y eso es lo que hicimos los asistentes a su concierto madrileño, disfrutar y mucho con barbaridades como: "Long Summer day", la citada "Steady rolling" o "Las Cruces jail" (ésta fue el MOMENTO de su set).
Estos Zipi y Zape del garaje-punk-blues con solo dos discos se han convertido en una de las bandas más interesantes del panorama del rock visceral, polvoriento y alcohólico actual (y eso que no bebieron en todo el concierto).
Punk lo llaman.....
A gloria nos supieron los abrazos que le dimos a los "Dos Galantes" cuando enfilaban la puerta de salida.

Discos: HARLAN T. BOBO "Too Much Love" (Goner/Houston Party-2006)

Hola, me llamo Harlan T Bobo (de esto último el que escribe os dice que no tiene ni media), nací en Memphis (TN) en una época en la que las buenas canciones lo eran al cubo.

Trabajo como músico (sobre todo tocando las cuatro cuerdas) en varias formaciones. Las más significativas son: The Reigning Sound y Viva L'american Death Ray Music. Pero a mi lo que más me gusta es componer mis propias canciones e interpretarlas eliminado el ruido y la distorsión (que exhiben estas bandas) y añadiendo sexo, country, sudor, blues y soul.
Mi debut en este formato ha sido un disco titulado "Too Much Love" distribuido en España por el sello Houston Party Records. En este proyecto es donde doy rienda suelta a mi faceta más íntima (algo tendrá que ver la ruptura con mi ex Yvonne), melancólica y taciturna.

En Octubre tuve la oportunidad y el honor de poder presentarlo en directo en Madrid, Barcelona y Valencia. Cuentan las crónicas de ese país que estuve muy bien (excelso Grand Prix dixit) y a mi me sorprendió el entusiasmo con que fuí recibido.

Sobre todo estoy orgulloso de: “Left your door unlocked”, la stoniana "My last week", la negroide "When you comin' home" y "Bottle and hotel".

Espero que lo disfruteis tanto como he sufrido yo en su gestación........y es que en el amor, como en la guerra, también existen los daños colaterales.

Os quiere "demasiado".

Harlan T Bobo

Discos: "Valentine" THE HIDERS (Autopublicado-2006)

Llega el mes de Diciembre y muchas publicaciones (especializadas o no) hacen inventario de los nombres propios del ejercicio en curso. Las más tempraneras siempre son las británicas, MOJO ha elegido como disco emblema de este año el proyecto de Jack White (The White Stripes) y Brendan Benson bautizado como The Raconteurs y UNCUT el nuevo trabajo, tras cinco años de parón, de Bob Dylan.
Independientemente de si se está de acuerdo o no en la elección de los favoritos, lo que está más o menos claro es que este tipo de listas suelen crear cierta polémica entre los voraces compradores de novedades, así se escuchan frases del tipo: "...que si Cat Power ha sacado un disco para estar entre los cinco primeros, que abajo está Vetiver y que arriba han puesto a Yo la Tengo..."
Os preguntareis porqué hacemos esta introducción, pues muy sencillo, porque el disco que nos ocupa no creo que esté incluido en ninguno de los resúmenes de 2006 que imprima revista, boletín, fanzine o periódico alguno.
Y es una pena porque este es un disco que, lejos de quedar en el olvido, debería aferrarse a la memoria de los amantes de la intensidad, la melodía o la delicadeza como un garfio. 

Se llaman The Hiders, son un quinteto y vienen de Cincinnati (Ohio), “Valentine” es su primer larga duración, producido por Brad Jones (¡Cuando va a parar esta hombre!) y sin sello discográfico prensado en el lomo (injusticias de la industria musical) han facturado un hermosísimo tratado de rock amable, con guiños al country más dulce con pespuntes blues y folk que harán tus tardes otoño un poquito más entrañables.

Para los amantes de las comparaciones, una evidente, Neil Young (siempre Neil Young). Sobre todo en la manera de cantar de Bill Alletzhauser (líder de la banda), pero que la frondosidad no te deje ver el bosque no significa que no haya nada más allá, ya que podemos citar también a luminarias como Damien Jurado, Will Oldham, los Jayhawks de “Hollywood Town Hall” o su paisano Jason Molina (Songs Ohia, Magnolia Electric co.). Sirvan estos ejemplos sonoros para mostraros los caminos por los que transita este combo que, con la debida promoción y distribución, gozaría del (creemos) merecido respeto y cierta repercusión dentro del poblado y complicado universo de la americana.

Y es que, como siempre decimos desde aquí, lo que hace grande a un músico o a una banda son las canciones, y en "Valentine" son todas (sí todas) excelentes, pero nos quedamos con estos seis vestidos de domingo: la que abre el album “Everything I wanted” con ese duelo harmónica vs pedal steel digno de un Boca-River, la triste “Let’s forget” y los desarmantes coros de Beth Harris, los siete minutos de electricidad de “Persephone”, “Hawaiian Ice” así nos hubiera gustado que sonara el giro estilístico que ha experimentado Calexico, “Bury me” el momento Guided By Voices del disco y la postrera “Into the Sun” con la que comprobarás que tus lágrimas tienen vida propia.

Los que facturamos este blog y realizamos Hotel Arizona hemos adquirido este producto en la pequeña pero maravillosa Radio City Discos, tienda propiedad del ex compañero en el programa Jesús Alvarez.
No podía ser de otra forma, Jesús lleva algo más de año y medio haciendo labores de arqueología sonora para darnos a conocer una gran cantidad de músicos y formaciones que no podríamos adquirir sin el interés y el amor que él demuestra por la música (y que otros no poseen).
Gracias Jesús por hacer que cada escucha de este y otros muchos discos que nos has descubierto nos haga un poco más felices.

The Hiders todo un DESCUBRIMIENTO sin duda.

Discos: DAN SARTAIN "Join Dan Sartian" (Swami-2006)

BEBIDA: "Join Dan Sartain"
INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

- 1 parte de The Clash
- 1 parte de Gene Vincent
- ½ parte de The Violent Femmes
- ½ parte de The Deadly Snakes
- ¼ parte de Jonathan Richman
- ¼ parte de Calexico (de los de antes)
- Un chorrito de Ennio Morricone “Spaghetti Western saga”
- Una hojita de garaje y otra de surf
- Decórese con una rodaja de Johnny Burnette y otra de Eddie Cochran

Agítese hasta la extenuación, sírvase helado y acompañado de los Mariachis Luz de Luna abriendo para Old Crow Medicine Show en el escenario del recinto donde se vaya a disfrutar.
Es conveniente ingerir más de una dosis para poder disfrutar de sus enérgicos efectos.

El autor de tamaña bomba calórica es el jovencito Dan Sartain, un sumiller de Birmingham (Alabama) que lleva unos cuantos años dándole a esto (de la mezcla) con resultados áltamente satisfactorios. Otro combinado de parecidas características es el que preparó en 2003, a este le denominó “Dan Sartain vs. The Serpientes” y los ingredientes base son similares.

Este cocktail será más valorado por aquellos que amen con locura el rockabilly y el rock’n’roll clásico en particular y los sonidos más transgresores de los 50 en general. Aunque los que sean más de bebidas de menor graduación (rythm’n’blues souleado, mambo, sonidos fronterizos), también podrán relamerse al probarlo en dosis menos generosas.

Ojo produce adicción (y mucha), ahora mismo estoy bajo sus efectos y puedo aseguraros que son realmente explosivos.

¡¡¡Diossss, no puedo parar de mover las piernas!!!

Discos: NEKO CASE "Fox confessor brings the flood" (ANTI-2006)


Personalmente, creo que no hay palabras para describir el contenido de este “Fox confessor brings the flood”, quinto disco (si contamos el directo “The tigers have spoken”) de la estadounidense afincada desde hace años en el país que limita al norte con el suyo. Y digo que no hay sintaxis para definirlo porque la música de Neko Case es lo más parecido a un escalofrío que te recorre la osamenta de arriba abajo.

Son 35 minutos en los que nuestro cuerpo atraviesa diferentes estados de ánimo, todos ellos relacionados con la tristeza y con una cierta inquietud fantástica y evocadora como de cuento infantil. Porque este disco es como una fábula sacada de la mente de , por ejemplo David Lynch, y musitada con extrema delicadeza por la de Alexandria, con el auxilio de colaboradores espléndidos de la talla de: Kelly Hogan (otra de las grandes del country noir), Levon Helm (The Band), John Convertino y Joey Burns, (Calexico, Giant Sand) y el también Giant Sand, Howe Gelb.

Ella es la autora de todo el repertorio, exceptuando el espiritual “John saw hat number”, y tres canciones más a medias con sus compatriotas The Sadies: "Hold on, hold on" (inmensa), la delicadísima"Lions Jaws" y "The needle has landed" que podría perfectamente pertenecer al reperorio "tristón". Ellos también colaboran en esta oda a la fantasía y a la ensoñación que ha tenido a bien regalarnos la guapísima Case en este 2006.
Un trabajo en el que todo suena turbador y reconfortante a la vez: las guitarras fantasmagóricas, las escobillas susurrantes, las cuerdas y el piano insinuantes, y la voz, sobre todo la voz, que es de una dulzura que hiere. Quizá sea lo que más me ha atrapado de este disco, la manera de cantar de la canadiense, te transporta a otros paisajes poblados de espectros amables y sombras de color miel.

Se trata del trabajo más rico de esta cantautora, el que mejor sonido atesora y el que obtiene mayor puntuación en esa asignatura que asocia lo fantasmal con lo infantil, la inquietud con la hermosura, lo enigmático y lo sensual y que hemos dado en llamar fantasía.
Y es que la Case tiene esa rara habilidad para ponerme los pelos de punta, algo similar me pasa con Margo Timmins (Cowboy Junkies), Jesse Sykes, Hope Sandoval o Paula Frazer (Tarnation), pero con ella esbozo una leve sonrisa y pienso: no pasa nada es solo un cuento precioso y amenazante pero en el fondo inofensivo.

Un disco recomendable hasta médula (nunca mejor dicho). Escríbelo en la cabecera de tu carta a los reyes magos, y cuando lo tengas , escúchalo con la luz encendida, por si acaso.

Discos: NICK CAVE & THE BAD SEEDS "Kicking against the pricks" (Mute/Elektra-1986)

Desempolvamos en Hotel Arizona (nunca mejor dicho tratándose del autor de este gran disco) el “Kicking Against the Pricks” de Nick Cave y sus “malas semillas”.

Se trata del tercer album en la discografía en solitario del australiano, un artefacto grabado en Melbourne en 1986 y producido por el propio Cave con la ayuda de los Bad Seeds. Son 12 versiones más una canción propia “Jesus met the woman at the well” y otra del guitarrista de la banda, Mick Harvey “The hammer song”.
Curioso que este tercer trabajo del espigado crooner/post-punk este invadido casi en su totalidad por canciones de otros, pero viendo su obra desde la prespectiva que dan los años no resulta tan chocante.

Aquí encontramos a algunos autores que han sido recurrentes en toda la trayectoria del músico australiano ahora residente en Londres: Leadbelly, Johnny Cash, Jimmy Webb, John Lee Hooker, The velvet underground, Roy Orbison, etc.....que contrastan con las relecturas de canciones con un discurso más pop como el “Somethings gotten hold of my heart” (popularizada por Gene Pitney en los años sesenta y reintrepretada junto con Marc Almond en los ochenta) o la que cierra el disco “The carnival is over” de los émulos australianos de los Beatles, el cuarteto australiano The Seekers.

La faceta crooner de Cave en este disco ya está más marcada que en trabajos anteriores y todas las versiones (sin excepción) son de una altísima calidad y de una intensidad a prueba de misiles crucero. Me quedo con la reintrepretación del clásico de Leadbelly “Black Betty” que haría ruborizarse hasta el fucsia a Jack White, con la delicadísima relectura de “By the time I get to Phoenix” de Jimmy Webb, si es que esa palabra (delicadeza) la pudieramos asociar al imaginario del Cave de los los primeros ochenta, con la preciosa “Long Black Veil” (de Danny Dill y Marijohn Wilkin) que hicieron suya en su día monstruos de la talla de: Joan Baez, The Band, Bobby Bare, Fred Neil, Marianne Faithfull o el mencionado Cash y más recientemente: Jason & the Scorchers, The Stranglers, The Walkabouts o los Deadstring Brothers y con la no menos hermosa (y también penetrante) "Runnig scared" de Roy Orbison, canción que bien podría haber utilizado John Waters en "Cry baby" para inducirle el idem a Johnny Depp.

Para esta grabación, el de Victoria se acopañó de los ya habituales (desde 1983) Blixa Bargeld, Barry Adamson y Mick Harvey, a los que se les unió a la batería Thomas Wydler, que le dio un pulso un tanto más cadencioso al tono general del disco (si lo comparamos con obras anterioresde Cave) así como las colaboraciones puntuales a la guitarra de Hugo Race y el ex Birthday Party Rowland Howard.

Un trabajo, para el que esto escribe, que no se puede tildar de menor y que ya contiene algunos de los parámetros que se repetirán en la fecunda producción posterior del australiano. Esto es, esa mezcla de fiereza y sensualidad, de suciedad y melodrama, de pasión y dulzura, en definitiva las señas de identidad de este lobo con plumas de cisne, puntal del rock envuelto en satén y de las murder ballads que es Nick Cave. Porque nadie como él sabe como provocar un escalofrio, ora almibarado ora áspero y descarnado.


Seguiremos desempolvando.....

Discos: THE BLUE THINGS "Listen & See/The Blue Things" (RCA-1966/2001)

Creo que todos coincidimos al afirmar que el refrán “Mientras unos crían fama, otros cardan la lana” es aplicable diariamente a un sinfín de situaciones, disciplinas, escenarios, personajes y ámbitos de la vida cotidiana. Bien, pues la música obviamente no iba a ser una excepción y más en la década de los 60.
En esos años triunfaban, como mínimo tenían difusión mediática, o a posteriori han sido reivindacadas (enormísimas) bandas y solistas de la talla de The Beatles,The Rolling Stones, The Byrds, The Beach Boys, The mamas and the papas, Love, Bob Dylan, The Kinks, The Zombies, Gram Parsons, etc….mientras que la banda que nos ocupa (debieron acabar hasta arriba de atusar ovejas) solo trascendió al gran público en su ciudad natal (Kansas) y en algunos estados del Medio Oeste norteamericano.

No es un caso aislado el de The Blue Things, en los 60’s podemos contar por cientos los combos que tenían una calidad enorme y que no terminaron de encontrar el camino del éxito (adquirir las cajas de Nuggets americana e inglesa y sabreis mejor de lo que hablo). Con esto no quiero hacer una crítica a los grupos anteriormente citados, ni ensalzar las virtudes del que nos ocupa, simplemente situarnos en la escena musical de ese año en concreto, 1966, (probablemente) el AÑO musicalmente hablando del siglo XX.
Porque ese fue el año de publicación de “Listen & See” posteriormente reeditado bajo el nombre homónimo de la banda en el año 2001 y de difícil adquisición en formato compacto.
Y escuchando ese plástico me ha venido a la cabeza toda esta perorata que ahora mismo plasmo en la red. Porque este álbum contiene 12 ejemplos de cómo ser ecléctico en una época en la que el eclecticismo no era la norma a seguir.

En “Listen & See” (o “The Blue Things” como prefieran) encontramos algo de folk a lo Dylan (versión de “Girl from the north country" incluida), Rythm’n’blues, gotas de garaje, a Buddy Holly, country & Western, a The Beau Brummels, pop de caramelo, country, a The Beatles, rock ‘n’roll, psicodelia, ...... Pero la sombra más alargada y la que refresca este trabajo es la de las huestes de Roger McGuinn, David Crosby, Chris Hillmann y Gene Clark (con permiso de la de los Fab Four y la de Dylan) sobre todo en los arpegios de las Rikembacker, ejecutados con mimo, refinamiento y delicadeza, pero también con fuerza y empaque.

The Blue Things eran originalmente un cuarteto, formado en 1964 en Hays (Kansas) y liderado por el guitarrista y vocalista Van Stecklein. Grabaron tan solo un disco mas un puñado de singles recopilados en la década de los 80’s (concretamente en 1987) en tres volúmenes por el sello Cicadelic ypor el Sello Collectables en 1993. Poco tiempo después de la grabación de este disco Stecklein dejó la banda para viajar a California e intentar probar suerte en solitario grabando en clave folk algunas de las canciones del repetorio de los Blues sin mucha trascendencia.

De todos modos con este disco se basta y se sobra una trayectoria musical (de banda o grupo) para merecerse los tan cacareados 15 minutos de fama que pregonó Andy Warhol años después (volvemos al refrán de marras).
De adquisición inmediata para todos los amantes de la música de los 60 en general y de los Byrds, Dylan y los Beatles en particular.

Discos: "The stinging nettles" BELLWETHER (Rosa/Dock-2006)

Los aficionados a la (bien o mal llamada) americana y el alt-country estamos de enhorabuena, porque el sello madrileño Dock ha licenciado en España para su distribución el quinto disco de esta banda norteamericana llamada Bellwether. Y digo que estamos de fiesta porque este es un disco que deja un poso de satisfacción que no alcanzan otras obras del género.

Este quinteto de Minneapolis siempre ha estado en la LEB del rock de raices, pero desde luego con este nuevo trabajo no deberían tener problemas para subir a Liga ACB, e incluso luchar por estar en los puestos de playoff a final de temporada. Capacidad, calidad y sobre todo canciones tiene de sobra este "The Stinging Nettles" para que la repercusión de esta banda sea mucho mayor.

Como si de unos Teenage Fanclub criados en Texas se tratara (sobre todo en la canción que abre el disco "There were days"), estos muchachos han dado forma a once alhajas de neo-country que hacen más digerible la ausencia de clasicos contemporáneos del género como The Jayhawks o Whiskeytown.

En el disco encontramos afinidades con The Flying Burritos Brothers en "Talkin' funplex blues" y "Jamestown". "Angeline", con ese delicado piano, se da un aire a lo nuevo de Robyn Hitchcock con The Venus 3. También guardan cierto parecido con las tonadas más dulces de Uncle Tupelo como en "Maybe unsure" y "Poor you" (ya que la voz de su líder , Eric Luoma, es parecida a la de Jay Farrar), y en la actualidad les podemos emparentar con el lado amable de Son Volt. "Nothing's wrong" y sobre todo "A little train"serían la mezcla ideal entre la banda del binomio Farrar/Tweedy y Richmond Fontaine con los citados Jayhawks.

Quinto trabajo para este combo de Minneapolis capitaneado por Eric Luoma y que cuenta con el apoyo y admiración de (entre otras) luminarias de la talla de: Ryan Adams, Golden Smog, Blue Rodeo o Gary Louris....
Y es que se hace dificil ponerle un pero a este disco, si es que los tiene, desde luego nosostros no lo hemos escuchado por ningún recodo del mismo.

Es un álbum que entra a la primera, pero que no tarda lo mismo en salir y que consigue que cada escucha sea más placentera que la anterior. Una lástima haberles descubierto cuando ya hemos colgado en la pared el calendario de 2007, si no, hubiera recalado, sin duda, en la lista de principales de Hotel Arizona a final de año.

Nuestras mas sinceras recomendaciones.

Hotel Arizona

Discos: THE STEMS "At first sight the violets are blue" (Mushroom-1987), THE SOMELOVES "Something or other" (Mushroom-1989)

Varias cosas tenían en común The Stems y The Someloves (eran australianos, hacían powerpop, solo tienen un disco oficial publicado y grabado en la década de los ochenta, en el mismo sello, etc........), pero la que llama más poderosamente nuestra atención es la presencia del talento compositivo y la bella forma de cantar de Domenic D. (Dom) Mariani en ambos trabajos.

Para parir "At first sight the violeta are blue", primer largo en su carrera, Don Mariani contó con la ayuda de Richard Lane y dio forma a un puñado de canciones sublimes donde la melodía se viste de guitarras ora más distorsionadas y garajeras: "Sad girl", "The other side" parece sacada de la caja de The Nuggets, "Move me" o "Never be friends" (debería estar en el panteón del powerpop junto al "What I like about you" de los Romantics y el "Rock'n'roll girl" the The Beat) o "Rosebud" (cuyo estribillo fusiló La Granja en una de las canciones de "Tobogán"), ora cristalinas: "At firts sight" o "For Always" por las que Teenage Fanclub darían las costillas flotantes, muchas de ellas acondicionadas con arreglos de Hammonds que hacen que su acabado sea aún más excitante y retro.
Vamos que The Stems picotean del garage, el beat como en "Man with the golden heart" y del pop pluscuamperfecto de los 60 por igual.

Mas mesurado de guitarras es "Something or other", obra posterior y algo más ambiciosa de Mariani, ya que una parte fue rabada en los estudios de Mitch Easter en Carolina del Norte y
co-producido por éste (las texturas lo evidencian), ya que el sonido es más compacto y con una producción una mica más pulida que en su etapa al frente de The Stems. Las canciones brillan más, son algo más largas, se adornan con más arreglos y tienen un sonido que ya pone sobre aviso respecto a lo que haría después comandando a los fantásticos DM-3, con hilights como: "Back on side with you", "I didn't mean that", "Little town crier" que bien podrían pertenecer a su proyecto posterior, el medio tiempo "Something you can't miss", las delicadas "How she loves" y "Forever a dream" o las muy Let's Active "Sunshine glove" y "Another happy ending".

En su aventura al frente de The Someloves DM se acompañó de Daryl Mather para confeccionar un pop de guitarras más acolchado y adornado con unos dibujos de guitarra más elegantes (si cabe) que los de "At first sight".

En definitiva doce canciones que ponen la tilde más en la "O" de pop que en la de power.

Mucho ha hecho el bueno de Mariani por la música popular de germen guitarril en Australia y en el resto del mundo......... que dure!!
Pd. Por cierto, escuchando de nuevo "Something or other" me ha venido a la memoria el "Sideways smile" de The Idea editado tres años después, pero bueno esa ya es otra historia que seguro os contaremos desde este humilde blog o podreis escuchar en el programa.

Discos: "Worry a lot" THE ZEBRAS (Lost and lonesome recording Co.-2006)

Aprovechando la coyuntura que nos va a permitir presenciar las evoluciones sobre las tablas de esta banda Australiana (jueves 22 de febrero en la sala Sidecar y viernes 23 en la sala Nasti de Madrid), no podemos dejar pasar la oportunidad de loar las bondades de “Worry a lot”, segundo largo de estos jovenzuelos de Brisbane (lugar de nacimiento de los desgraciadamente cercenados The Go-Betweens). Y es que una de las referencias para entender mejor el cosmos de The Zebras son las viñetas sonoras que nos dejó el tándem Forster/McLennan, pero no solo de los manantiales go-betweeneros se sacian estos “équidos”, también pululan los dibujos garabateados años atrás por The Field Mice, Felt o The Smiths y en la actualidad por The Essex Green, Happydeadmen o sus vecinos y amigos The Luckysmiths (también áltamente reivindicables).

Es de agradecer que en un país más dado (sobre todo en los últimos años) a arañar las seis cuerdas que a acariciarlas, brote un combo de POP tan fresco (casi helado), luminoso, desvergonzado y sin más pretensiones que la de hacernos y hacerse la vida más agradable. Porque con canciones como “I quit”, “Marching”, “Science competition”, “Doong, doong”, “I have decided” y sobre todo la efervescente y extraordinaria pieza de pop brillantísimo que es “You look ready”, una de esas canciones por las que merece la pena adquirir este plástico. Y hablando de compras, de momento “Worry a lot” no goza de distribución en España (imperdonable) y los muchachos venden su material a través de su myspace (http://www.myspace.com/ilikezebras), eso sí, a módico precio y costeándose ellos los gastos de envío.
Eso es tener clase y lo demás son sucedáneos.

Discos: "Enough rope" CHRIS KNIGHT (Drifter's Church productions-2006)

Ya fue disco de la semana hace algunos meses en nuestro ex-programa Grand Prix y ahora retomamos como se merece este rotundo y recio tratado de rock americano clásico que es “Enough Rope”.

Este curtido músico de Slaughters (Kentucky) facturó pasado 2006 uno de los mejores discos (cuarto en su carrera) del género, sin aditivos ni paños calientes, las canciones de Chris Knight son directas y con un impacto melódico digno de elogio para cualquier fan de la música norteamericana de raíces que se precie.

Como si de un Steve Earle menos rebelde se tratara, el de Kentucky navega sin fisuras entre los meandros del roots-rock y el country-rock, es fresco y su sonido no pierde en la comparación con el de los grandes de este invento como: Lucinda Williams, Bruce Springsteen, John Prine, Dwight Yoacam o el citado Steve Earle.
Tanto en los pasajes más contemplativos como en los más enérgicos la solvencia de Knight está muy por encima de la media y canciones como: "Cry Lonely", "Rural Route", "Up from the Hill", "Old man" o "Too close to home" las certifica cualquier notario.

Saca las camperas de tacón cubano, los vaqueros ajustados, esa camisa de corte country vintage apolillada e inserta “Enough Rope” en el reproductor……a que mola ehh!!!!

Discos: GRAHAM PARKER "Stick to me" (Mercury-1977), THE FIGGS "Sucking Stereo" (2000-Hearbox)

El pasado y el presente se dan la mano de nuevo. En el caso que nos ocupa porque The Figgs son la actual banda de acompañamiento del legendario Graham Parker y también porque los parámetros estilisticos de la banda de Saratoga Springs son calcados a los que proponía (sobre todo a finales de los 70’s) el delgaducho músico británico.

Probablemente “Stick To Me” no sea el mejor trabajo del de East London (complicadísimo acceder a la cima de “Howling Wind” con o sin sherpa), pero es perfecto para engarzarlo en este post con la banda de Nueva York, por afinidad rítmica, pulso melódico y sobre todo garra.
Este tercer trabajo del autor de, entre otras, la inenarrable “Between You And Me” (segundo con The Rumour como banda de apoyo), y facturado en el año del punk por antonomasia, nos regala 10 bocanadas de bajo gordo, afiladas guitarras y boyantes ritmos que hacen que tu cuerpo vibre y se sacuda con cada porción del mismo ¿O no son “Clear Head” y "New York Shuffle” 2 de las mejores y mas disfrutables canciones que nos dejó la nueva ola británica? Ya respondo yo...SÍ.


Lo mismo podemos decir del ya bregado cuarteto liderado por Mike Gent, tocadas por la barita mágica de la atemporalidad, las canciones de “Sucking in stereo” respiran clasicismo y fiereza por los cuatro costados y son endiabladamente espontáneas. Una sola exposición a tamaña barbaridad sonora hace que cualquier droga (de diseño o no) sea un artículo demodé.

En estos tiempos en los que muchos advenedizos han visto en la new wave (yo desde luego no lo veo por ningún lado) el espejo en el que reflejar sus influencias y su cáliz de salvación, bueno es recordarles que el que manejan bandas cono The Figgs, es el espíritu de la auténtica y genuina nueva ola y no el refrito poco saludable e indigesto que nos quieren hacer tragar algunos medios, sobre todo los del Reino Unido.

Discos: "Static Transmission" STEVE WYNN & THE MIRACLE 3 (DBK Works/Blue Rose-2003)

Ya va siendo hora que se rompa una lanza (pero de las grandes, de las de los torneos medievales) a favor de “El Gran” Steve Wynn. Muchos diréis que sí se ha valorado lo suficiente a lo largo de estos últimos años la figura del ex-Dream Syndicate, sobre todo por la contribución al rock americano que supusieron éstos. Pero la imagen de Wynn en solitario no ha sido estimada (en mi modesta opinión) todo lo que se merece.
Sí es cierto que el perfil musical del californiano no se ajusta al canon ni al prototipo de músico a reivindicar (austero en su imagen, discreto y poco amante de alardes innecesarios), da la sensación de que hablar de este cuarentón no es muy cool. Pero es que la calidad de su obra está ahí y eso no lo mueve ni Iñaki Perurena.
Y centrándonos en su trabajo como solista rescatamos un disco tremendo, en forma y contenido, que es este “Static Transmisión”.

Grabado en Tucson (Arizona), acompañado de los Miracle 3: Linda Pitmon, Jason Victor y Dave DeCastro y la contribución del genial Chris Cacavas, fue publicado en Junio de 2003 y producido por Craig Schumacher.
Este volumen (décimo en la carreta del autor de “Days of wine and roses”), rezuma clasicismo e intensidad por todos los surcos, y además contiene algunas de las mejores tonadas del cancionero del angelino, yo destacaría el trio formado por “Candy Machine” que parece sacada del repertorio de “Ghost stories” del “Sindicato del sueño”, “Amphetamine” más de seis minutos y medio de melodía vestida con un traje de polvo (dios pero si parece un single de los mejores Yo la Tengo!!!) y con unos coros finales de Linda Pitmon que son el contrapunto perfecto a tanta electricidad y “California Style” una canción que por si misma podría ser el epicentro sobre el que girara la carrera de muchas bandas.
La edición en digipack (preciosa por cierto) se complementa con un bonus disc que contiene tres canciones extraidas de las sesiones de grabación de “Static Transmission” y un video con imágenes y sonidos de aquellos días en el estudio.
Con un ojo en el Lou Reed de la Velvet (la canción oculta en el primer cd y el bonus track “Underground” son un buen ejemplo de ello) y con otro en la tradición del mejor rock americano, Steve Wynn es, sin duda, uno de los mejores compositores del país de la hamburguesa.

Esperamos haber aportado nuestro granito de arena para que el semblante y el trabajo de este afanoso de la canción rock no caiga en saco roto y se le dedique algo más de tiempo y espacio, desde luego nosotros se lo vamos a dedicar, seguro!!!

Gracias Steve, por hacernos creer que la música no es solo fachada..

Discos: "Remember the night parties" OXFORD COLLAPSE (Sub pop-2006)

Tengo este disco en mi estantería y no le he hecho mucho caso desde que lo adquirí en lujoso vinilo (como no, en Radio City) hace aproximadamente dos meses, pero hoy le he vuelto a hincar el diente y el bocado a sabido sabrosísimo.
"Remember the night parties" es el tercer disco de este power (power) trío de Brooklyn y el primero grabado para un sello que ha sabido reinventarse a la perfección después del efecto Nirvana…….. en efecto, estamos hablando de Sub Pop.

Grabado y mezclado por el genial John Agnello en los Headgear Studios de Brooklyn, estamos ante un album realmente adherente, las melodías son esquivas y cambiantes, el sonido y la producción fantásticos, y las canciones (que es en realidad lo que hace grande a un disco) sensacionales; tan pronto suenan dulces como la miel “Forgot to write” como rugosas y ásperas “Please visit your nacional parks” (en la primera se dan los dos extremos); una canción es hipnótica “Hell’s Saint while we play” y la otra es adrenalina pura por vía intravenosa “In your volcano”, “Loser city”; también las hay festivas con los ritmos rotos “Lady Lawyers” o con una gran carga melódica “Let’s vanish”. En definitiva una joya pulida a base de nervio, fricción, ritmo, pulso melódico y un punto de mala leche.

Una severa poción de indie rock americano (más o menos clásico pero con un sonido rabiosamente actual), o podríamos denominar neoyorkino, porque la caligrafía sonora de The Feelies esta presente en más de un corte del álbum, así como en menor medida la de Pavement (sobre todo en la construcción del armazón de las canciones) y la de grupos de finales de los 70 (Sneakers) y primeros 80 (Db’s) ambos capitaneados por Chris Stamey. Pero también hay retazos de los R.E.M. más rabiosos de aquellos años, de los Wedding Present del “George Best”, e incluso la aguja de Robert Pollard (Guided by Voices) prende en algunas composiciones de Michael Pace y los suyos.
Estamos ante una de las formaciones más interesantes (junto a The Hold Steady) que han salido en los últimos años de la Gran Manzana, sin duda. Habrá que seguirles la pista.