El oasis al final del desierto del dial...

Sábados de 12:30 a 14 horas, 107.5 f.m. (Madrid) o en: Radio Enlace

lunes, 20 de abril de 2009

Discos: "To Be Still" ALELA DIANE (Fargo-2009)

De todas las nuevas voces femeninas que nos ha traído el revival del folk que se ha producido en los últimos años, la de la protagonista que nos ocupa quizá es la que más hondo nos ha llegado. Quizá sea porque transmite una sensación de sinceridad superior a las de sus contemporáneas o porque de su garganta se desprende eso tan difícil de transmitir hoy en día, esa mezcla de naturalidad y autenticidad que echo en falta a sus compañeras de camada.

Con dos trabajos autopublicados a sus espaldas editados oficialmente en 2003 y 2004, en este 2009 ha dado el salto a un sello de entidad como Rough Trade que se encargará de la distribución es los Estados Unidos, (Names Records en el Reino Unido y Fargo para el resto de Europa) y con el que seguro tendrá más repercusión que con sus entregas anteriores. Desde luego la merece, por lo menos casi tanta como su amiga y paisana Joanna Newsom que tuvo la delicadeza (y por que no decirlo) y el buen ojo de invitarla a tocar con ella en la que fue su primera experiencia sobre las tablas.

"To Be Still" esta co-producido por la propia Diane y fue registrado en los Sun Dial Studios de Nevada City (California) -ciudad natal de nuestra protagonista- y Type Foundry de Portland.
A las sesiones de grabación se sumó incluso el padre de la criatura que también la acompaña en sus directos, como bien atestigua el dvd que contiene la lujosa edición que Fargo ha puesto en circulación, incluyendo un concierto celebrado el 12 de noviembre del pasado 2008 en el parisino teatro Olympia dentro del festival Des Inrocks.

Pero centrémonos en las bondades de este maravilloso y magnético “To Be Still” por el que fluye el agua clara de los arroyos de la campiña británica y también las brisas de las praderas del noroeste americano -no puede negar que reside en la actualidad resde en Portland (Oregón)-.
Por su minutaje la soledad de las acústicas con que nos obsequiaba en sus trabajos precedentes se ve arropada por pedal steels “Dry Grass And Shadows” y “To Be Still”, el banjo de Matt Bauer “The Alder Trees”, “Age OLd Blue” y “Tatted Lace”, chelos “White As Diamonds”, “My Brambles” , mandolinas “The Ocean” e incluso batería bajo y guitarra electrica.
Dicho esto, que no cunda el desasosiego entre los más puristas del género y sus fans más longevos, ya que la intensidad y la belleza de las composiciones de la Californiana no se resienten ni un ápice, es más, realzan el conjunto y hacen que la escucha resulte más dinámica y disfrutable si cabe.


Todo él cocinado a fuego lento que es como todos lo guisos saben mejor y Alela Diane ,créanme, ha preparado una autentica delicatessen con ingredientes de primera calidad y que a buen seguro satisfará los paladares más exquisitos y a los corazones más tiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada