El oasis al final del desierto del dial...

Sábados de 12:30 a 14 horas, 107.5 f.m. (Madrid) o en: Radio Enlace

miércoles, 6 de abril de 2016

Discos: "Mutations" BECK (Geffen-1998)

El diccionario de Real Academia Española de la lengua muestra como primera acepción de la palabra epifanía el siguiente significado: "Manifestación, aparición o revelación". Bien, pues algo similar hemos experimentado cuando hemos vuelto a escuchar este "Mutations", sexto trabajo del californiano Bek David Campbell más conocido en estos andurriales como Beck. 
El caso es que en su año de lanzamiento, 1998, no le dimos mucha bola, si exceptuamos la sobrexcitación que nos produjo y la sobrexposición a la que nos autosometimos con aquella maravillosa "Tropicalia". Hoy con más sosiego y con la cierta garantía que aporta el paso del tiempo, nos damos cuenta que este trabajo de Beck es una autentica joya de la música ejecutada en su tiempo. Aunque en realidad no podemos colocar a este "Mutations" en un lugar cronológico concreto dentro del espectro pop global, se nos antoja, aparte de atemporal, adelantado a sus días de grabación. Porque si este disco estuviera publicado por ejemplo hace una semana no chirriaría ni lo más mínimo y de paso nos damos cuenta de que el rubio maravilla de Los Angeles abre la puerta del eclecticismo que posteriormente titanes de la talla de (por ejemplo) Kelley Stoltz han mantenido de par en par.
Ya sabíamos de la facilidad de este joven prodigio del pop para mezclar multitud de estilos en sus discos y canciones y de facturar composiciones mutantes como pocos de su generación. Pero quizá ha arrastrado cierto aire de creador más de singles que de discos completos, de tender a la dispersión en detrimento de la concreción y al que se le vincula con frecuencia con la pista de baile. En "Mutations" Beck calla una buena cantidad de bocas críticas y sitúa su carrera al alcance de muy pocos de sus coetáneos.

Un disco coproducido por el propio Hansen (también se le conoce como Beck Hansen) junto a Nigel Goldrich -famoso por dirigir el sonido de Radiohead-, grabado en tan solo 16 días en los  Ocean Way Studios de Los Angeles y en el que colaboran nombres importantes como: Roger Joseph Manning (Jellyfish), Smokey Hormel (Neil Diamond, Johnny Cash, Beth Orton) o el hijo de Lenny Waronker y Donna Loren: Joey Waronker. Todos ayudaron a registrar los sonidos de un álbum facturado en su mayor parte en directo, así suena cercano y cálido a un tiempo.
Ya sabíamos que Beck era un creador inquieto y un aglutinador de sonidos de primer nivel, quizá por momentos algo deslavazado en su concepción sonora y un tanto megalómano en su planteamientos melódicos. Pero con "Mutations" (el título ya es indicativo) esa mezcla de estilos ya nos se produce en una misma canción, sino que se desarrolla como un mantra suave por toda la secuenciación del mismo. Así encontramos canciones que nos recuerdan a Left Banke: "Dead Melodies" y "We Live Again", a Ray Davies: "Bottle of Blues", a Os Mutantes: "Tropicalia", a Gram Parsons: "Canceled Check", a los sonidos crooner: "O Maria" (esta  muy en la línea del mejor Richard Swift), a Jim Reeves: "Sing It Again" o a David Crosby: "Nobody's Fault By My Own".  Todas ellas engarzadas en perfecta armonía y ejerciendo de altavoz de unas composiciones sin fecha de caducidad.



1 comentario:

  1. me flipa ese disco. Es más me pasó lo mismo y el verano pasado viví la misma epifanía con ''Mutations''

    ResponderEliminar