El oasis al final del desierto del dial...

Sábados de 12:30 a 14 horas, 107.5 f.m. (Madrid) o en: Radio Enlace

miércoles, 20 de febrero de 2013

Discos: "U.F.O." JIM SULLIVAN (Monnie-1969)


Ahora que el nombre de Sixto Díaz Rodriguez (Rodriguez) está en boca, ojos y oídos de muchos -merecidamente eso sí- gracias a su fabulosa e increíble historia y, sobre todo, por ser objeto de un documental nominado al Oscar titulado “Searching For Sugar Man”, es momento de reivindicar el talento de otro personaje con su particular (aunque mucho más trágica) historia y con fuertes vasos comunicantes en lo musical con Rodriguez. Merecedor, sin duda, de su propio espacio visual a exhibir en salas. Hablamos del ya desaparecido, nunca mejor dicho porque a día de hoy no se ha encontrado su cadáver, Jim Sullivan.
Un Jim Sullivan, séptimo hijo de un granjero de Nebraska, irlandés de descendencia aunque norteamericano de nacimiento, que comenzó su aventura en este negocio junto a su hermana Kathie en una banda llamada The Surviviors que se dedicaba a amenizar las noches de un bar de Malibú con sus composiciones y que durante años rozó ligeramente la fama llegando a aparecer en la película Easy Rider y en el show de José Feliciano. Solo editó dos discos a su nombre y el primero de ellos, este “U.F.O”, es una auténtica delicia de sonidos lisérgicos en los que el folk crepuscular, el country-rock alucinado y gotas de pop psicotrópico hacen que viajes placenteramente a otras latitudes donde reina una quietud un tanto fantasmagórica y lúgubre, mágica y harto especial en cualquier caso.
El curioso caso de Sullivan viene dado porque éste tras grabar su primer y maravilloso disco no tuvo, ni el reconocimiento, ni la suerte, ni el éxito que sin duda merecía (desplante de Capitol Records incluido) y se vio obligado que marcharse para ganarse el pan a varios cientos de millas de su por aquel entonces lugar de residencia en San Diego.
Los consabidos problemas económicos que ello generó también hicieron tambalear su matrimonio, por lo que Sullivan decidió partir hacia Nashville junto con el guitarrista Dave Doran.
En pleno viaje, concretamente el 05 de marzo de 1975, Sullivan telefoneó a su mujer Barbara desde una cabina de la localidad de Santa Rosa en Nuevo Méjico y nunca más se volvió a saber nada de él, literalmente se esfumó.


Sullivan, ya camino de Nashville, paró para dormir en el motel La Rosa de esa localidad a instancias de la policía que le vio dando bandazos por la carretera aunque no iba bebido.
Dos días después, su Volkswagen fue encontrado a 42 kilómetros del motel. Dentro del vehículo se encontraban su guitarra, su maleta y una caja con varias copias de su recién terminado segundo disco. Pero ni rastro del cuerpo del músico, que nunca ha aparecido por mucho que la familia y la policía de Nuevo México hayan hecho lo posible por encontrarle dando así pie a una buena cantidad de hipótesis sobre su presunta muerte y su desaparición... desde que lo raptó la mafia hasta que lo abdujeron unos alienígenas a los que Sullivan les tenía admiración y respeto, o si no vean como se titula el disco que nos ocupa.

Un álbum que se editó en un primer prensaje por la pequeña etiqueta Monnie, aunque Sullivan no quedó del todo contento de su resultado y (un tanto obsesionado con ello) dos años después lo rehízo por completo con músicos y artwork nuevos y publicado por el sello Playboy. Dicen que ninguno de las dos versiones del disco hacían justicia a lo que este genio proyectaba sobre el escenario.
En cualquier caso este “U.F.O.” es un disco maravilloso, enigmático, ensoñador en su temática y en su entramado sonoro, que tuvo a miembros de la Wrecking Crew como aliados para tal efecto en su segunda grabación y que nunca gozó -ni ha tenido el gusto de verse ponderado como merece- de la atención del público, aún albergando una colección de canciones onírica y maravillosa en la que el swamp rock, la psicodelia, el folk y el country se funden de manera gloriosa.

Lo dicho, la historia y la música de  Rodríguez lo merecen (y mucho), pero Sullivan creemos que también.


5 comentarios:

  1. Pero mira que tienes buen gusto!!!!... y lo curioso del tema es que tanto los discos de Sixto Rodriguez como el de Jim Sullivan los ha reeditado LITA, casualidad??... yo no creo en las casualidades.

    Lobok75

    ResponderEliminar
  2. Hey Lobok, claro que no es una casualidad, es que el sello de Seattle solo reedita crema: Jim Ford, The Free Design, Wendy Renee, Lee Hazlewwod, Marcos Valle, Ray Stinnett, Karen Dalton, etc.

    Gracias por estar ahí amigo!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el articulo......me encanta tanto este señor como Sixto Rodriguez.....

    Por cierto no os perdáis el documental de Sixto en brutal....

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Magic, documental que hay que ver....

    ResponderEliminar
  5. Fantástico personaje y músico y, por tanto, memorable historia la de Sixto Rodríguez, Sugar Man. Lástima que los realizadores se olvidaran de mencionar su periplo australiano para que que el documental resultara redondo, ya que el personaje de por sí no necesitaba ningún tipo de olvidos ni manipulaciones. Olvidado. Ahora, disfrútenlo. Un saludo!!!

    ResponderEliminar